La placa dental es una película pegajosa y suave formada por bacterias, la cual va creciendo y, finalmente, se fija en los dientes. Las bacterias de la placa pueden provocar caries y enfermedades en las encías cuando no se eliminan diariamente mediante un buen cepillado y uso de seda dental. Este problema causa un desagradable olor y puede conducir a condiciones más serias, como es el caso de  la gingivitis y la enfermedad periodontal.

Al comer, la placa hace uso de los azúcares que ingerimos para producir ácidos que pueden causar corrosión del esmalte dental. Si no se controla a tiempo, puede descomponer el esmalte dental y puede ocasionar una cavidad en el diente, la cual, además de verse desagradable, provocará mal aliento.

La placa es muy difícil de ver, puesto que es incolora y se confunde con otros residuos en el diente. Sin embargo, a medida que se va acumulando, es posible verla fácilmente  como un depósito blanco y espeso de alimentos atorados entre los dientes. La placa va creciendo diariamente y conduce a muchos problemas bucales. Es por esta razón por la que se deben tener buenos hábitos de higiene diarios y detenerla mediante el uso de varios remedios caseros.

Para mantener unos dientes limpios y sin sarro es esencial que lleves a cabo una rutina de higiene y unos hábitos de vida que conseguirán que tu dentadura esté perfecta. A continuación te damos unos consejos básicos para que incorpores en tu día a día:

Lavar los dientes después de cada comida: así eliminarás cualquier residuo que se haya podido quedar en los dientes y, por tanto, evitarás la formación de bacterias.

Pasta de dientes natural: porque las químicas tienen sustancias químicas que son muy agresivas con el pH de la boca.

Uso diario del hilo dental: cada noche, antesde dormir, pásate el hilo dental entre los dientes para eliminar cualquier resto que no haya podido extraerse con el cepillado. Usa un enjuague bucal especial contra la placa dental. Si bien los enjuagues bucales antiplaca no son tan efectivos para quitarla por sí solos, si se los usa como parte de una rutina de cepillado y de uso de hilo dental, podrían ayudar a ablandar la placa, refrescando tu aliento con un sabor mentolado al mismo tiempo.

Escaldor dental: que es para quitar el sarro en los dientes, ayudan a eliminar y raspar el calculo de la zona de los dientes por encima de la li­nea de las enci­as y vienen con diferentes tamano., también es necesario utilizar con el Aire Pulidora Dental para que sus pacientes no tiene una sensación extraña en los dientes de boca.

Limpieza dental 1 vez al año: es importante que al menos anualmente visites a un odontólogo para que te realice una limpieza profunda y profesional. Sométete a limpiezas profesionales periódicamente. Aunque cumplas la rutina de higiene bucal más rigurosa en casa, aun así podrías beneficiarte de una visita al dentista cada seis meses aproximadamente. Solo un dentista podrá hacerte una limpieza profesional y profunda, la cual quitará la placa dental más rebelde y difícil de alcanzar.