Estamos acostumbrados a vernos la boca diariamente, a cepillarnos los dientes varias veces al día, comprobar la existencia de manchas o presencia de algún dolor, pero, ¿sabemos en realidad que dientes tenemos en nuestra boca? ¿Cómo se llaman cada uno de ellos y qué función tienen?

Los niños empiezan la dentición alrededor de los seis meses de edad. Esta primera dentición se denomina dentición primaria, compuesta por dientes temporales o de leche.

En total, los niños tienen 20 dientes temporales o de leche, 10 en el maxilar superior y 10 en la mandíbula. A pesar de que se traten de dientes temporales, es importante desarrollar buenos hábitos de cepillado. Sobre los seis años, la mayoría de los niños empiezan a perder sus dientes de leche, los cuales posteriormente, son reemplazados por los dientes permanentes.

Como adultos tenemos varios grupos de dientes. El primer grupo son los dientes incisivos, los cuales en edad adulta llegan a ser ocho dientes. Su función es muy similar a la de un cuchillo, es decir, nos ayuda a cortar nuestro alimento para así poder introducir a nuestra boca pedazos más pequeños de comida.

El segundo grupo son los dientes caninos, los cuales tenemos cuatro de ellos desde pequeños y los cambiamos cuando nos salen los dientes adultos.

Su función es similar a la de un tenedor, sirve tanto para retener el alimento en un solo punto como para desgarrarlo o separarlo. Son útiles para desgarrar alimento de origen animal, especialmente la carne. Son fuertes y útiles para un adulto por los hábitos alimenticios.

El tercer grupo pertenece a los dientes premolares, los cuales tenemos ocho de ellos y tienen dos funciones: La primera es agarrar y desgarrar el alimento, similar a la de los dientes caninos y la segunda es de triturar el alimento para que pueda ser pasado cómodamente.

La dentición primaria o temporal, es sustituida progresivamente por la dentición definitiva, dientes compuesta por 32 dientes permanentes. Estos dientes se clasifican en: 8 incisivos, 4 caninos, 8 premolares y 12 molares (incluyendo las 4 muelas del juicio).

La mayoría de las personas tiene un recambio de dientes completo en el momento en que llegan a la adolescencia. Es muy común que no salgan en boca las muelas del juicio, o erupcionen de manera incorrecta o desalineadas con el resto de dientes. Este hecho sucede por falta de espacio para la muela del juicio, que es la última en salir en boca. Es imprescindible tener un buen cuidado de nuestros dientes permanentes, dado que no se reemplazan y es de vital importancia conservarlos en el mejor estado posible durante toda la vida.

De manera que, por lo general, los niños con dentición primaria contienen 20 dientes, mientras que la dentición definitiva de los adultos está compuesta por 32 dientes.