Morderse las uñas, lo que se conoce médicamente como onicofagia es un trastorno de control de impulsos que provoca que la persona afectada se muerda las uñas de los dedos y la piel de alrededor de ellas cuando está ansiosa o nerviosa. Para los afectados, morderse las uñas es un acto auto-calmante o una manera de mantenerse bien despiertos y alerta.

A continuación te dejamos algunos efectos negativos de morderse las uñas enfocados en tu salud bucal:

Dientes astillados

Aunque las uñas son débiles en comparación con las piezas dentales el roce repetitivo con el esmalte dental hace este último se erosione, por otro lado el libro de Pinkham enfocado en la Odontología Pediátrica afirma que no hay pruebas sobre este hecho más allá de micro fracturas en el esmalte dental.

Diastema

Aunque este término suene sumamente alarmante sólo hace referencia a la separación  entre los dientes, se presenta principalmente entre los incisivos superiores, si el hábito de morderse las uñas comienza durante la niñez cuando las piezas dentales están empezando a posicionarse es posible que se generen cambios, la razón es que la fuerza diaria de las manos y uñas contra los dientes modifica la alineación de los mismos.

Raíces dentales debilitadas

Se ha demostrado científicamente que morder las uñas durante el tratamiento de ortodoncia causa una condición conocida como “reabsorción radicular”, en pocas palabras es cuando algunas partes de las raíces dentales se disuelven en el hueso que las rodea, haciendo que las raíces principales de los dientes se debiliten progresivamente. Limpiador ultrasónico profesional para la limpieza en el consultorio dental, joyería, gafas o aplicaciones industriales. El precio más barato en Athenadental.es.

Alteraciones temporomandibulares

Diferentes estudios han demostrado como la fuerza aplicada desde la mandíbula hacia los dientes para morder las uñas es capaz de crear desplazamientos en la articulación temporomandibular (ATM), en la mayoría de los casos esta condición cursa con dolor localizado en la unión de la ATM, presión, contracturas musculares, problemas para aperturar y ocluir la boca entre otros. Te interesa Being® Rose 202AM-B LED Aire Motor Pieza de mano

Gingivitis

Nuestras manos tienen contacto con millones de partículas al día y muchas de ellas quedan depositadas debajo de las uñas integrando bacterias, hongos y microorganismos no deseados, si no lavamos nuestras manos de forma correcta y tenemos la costumbre de morder las uñas presionando posteriormente las encías, las probabilidades de tener una infección en la cavidad oral son realmente altas y esto ligado a una higiene bucal deficiente podría terminar en gingivitis.

Alteraciones en la ortodoncia

Pocas personas saben que morder las uñas aumenta la tensión en los dientes con brackets haciendo que los soportes se caigan, también es posible modificar la tensión en los dientes desalineados o en el peor de los casos iniciar un proceso de reabsorción en las raíces.

Problemas de mordida

Al morder las uñas las personas no sólo realizan movimientos de apertura y oclusión de la boca sino también lateralizaciones de la mandíbula constantemente, estos movimientos con el tiempo interfieren en la oclusión dental apropiada que en pocas palabras es la forma en que tus dientes superiores e inferiores se juntan cuando cierras la boca.

Otras enfermedades

Tus uñas son el lugar perfecto para que cientos de bacterias prosperen incluyendo la Salmonella y E. coli, a medida que muerdes las uñas estos microorganismos se transfieren a la boca y al resto del cuerpo donde generan diversas infecciones, si eres una persona sana podrás superarlas sin problemas pero si ya tienes enfermedades bases complicarías tu cuadro por un hábito que podrías evitar fácilmente.

Infecciones en las uñas

Por lo general las personas que se muerden las uñas son susceptibles a padecer paroniquia una infección en la piel que se produce específicamente alrededor de las uñas, esta se produce porque las bacterias orales y externas entran en la piel por medio de pequeñas abrasiones provocando enrojecimiento, dolor, hinchazón e incluso pus alrededor de las uñas.

Lo peor del caso es que mientras evoluciona, la única solución es realizar un drenado quirúrgico, y según la Asociación Americana de Dermatología las infecciones bacterianas causadas por mordeduras de uñas son una de las más comunes 

El problema es que este mal hábito no sólo afecta a la salud bucal sino también la vida diaria, autoestima (porque muchas personas se avergüenzan que los vean), y salud en general aumentando la incidencia de enfermedades por todas las bacterias que pasan de las manos a la boca en segundos.

El anterior.