Ahora trataremos de explicarte sobre las principales causas que pueden influir o determinar el patrón de alineación de tus dientes o los de tus pequeños.

Seguramente todos recordamos a mamá recomendándonos no mover nuestros dientes de leche flojos bajo la amenaza de que los permanentes no van a salir derechos ni en su lugar, o bien haciendo hasta lo imposible para que el bebé deje de chuparse los dedos o deje de usar chupón para que sus dientes salgan bien derechitos. Aunque estos hábitos pueden llegar a causar algún problema, como veremos más adelante, existen muchas otras causas para las mal oclusiones dentales. Te interesa MICRO-NX® Nuevo Portátil Micromotor Dental M1 25,000rpm.

Factor hereditario. Este es uno de los factores más frecuentes en cuanto a algunas características como es la forma y tamaño de dientes y maxilares, etc… Esto no quiere decir que si los padres tienen los dientes perfectamente alineados los hijos también los van a tener, o si por el contrario alguno de ellos o los dos tiene mal oclusiones, también los hijos las van a tener.

Ciertamente hay muchas probabilidades, pero hay otros factores a tomar en cuenta además de la herencia. Algunas veces es tan simple como que el maxilar es pequeño por lo que no tiene la capacidad suficiente para acomodar los dientes, por lo que estos se salen de su lugar para dar cabida a los demás.

Factores congénitos. Recordemos que hereditario no es lo mismo que congénito. Cuando se habla de características o problemas congénitos se trata de lo que sucede cuando el bebé está en gestación, ya que aunque está protegido dentro del útero hay algunos factores que pueden afectar su desarrollo.

En el caso de los dientes, que precisamente inician su formación en esta etapa, puede haber algún suceso que los afecte y dar como resultado algunos defectos como paladar hendido y algunos otros. En el caso de que la madre sufra enfermedades como varicela y algunas otras, o sufra algún traumatismo o golpe, trastornos de metabolismo, dieta deficiente que conduzca a la desnutrición y muchos otros problemas, las consecuencias pueden verse reflejadas más adelante en el desarrollo y la dentición del bebé.

Post parto. Algunos problemas post parto también pueden afectar seriamente la correcta evolución en el desarrollo bucal del bebé. Entre las principales causas destacan los golpes, maltrato, golpes y otras lastimaduras faciales, parálisis cerebral.

Enfermedades. Las enfermedades por desnutrición o las infecciosas como la poliomielitis y algunas otras pueden dejar huellas también en el desarrollo bucodental de los niños. En nuestra tienda online Athenadental puedes ver todos los lámpara de diagnóstico, blanqueamiento dental, Cámara intraoral, los cuales facilitarán tu trabajo en tratamientos dentales.

Hábitos anormales que ejerzan presión sobre los dientes y/o maxilares. Se debe prestar mucha atención a la forma en que el bebé succiona, sobre todo cuando el alimentado con biberón, a que la postura sea cómoda y el flujo de leche sea el adecuado para que coma sin tener que realizar un gran esfuerzo, ya que esto puede producir deformidades en el paladar o en los maxilares.

También es importante observar cuando los pequeños siguen usando chupón o se chupan los dedos cuando tienen más de tres años ya que también esto conduce a malformaciones que de no ser detectadas a tiempo pueden complicarse.

Como ves las causas de una maloclusión son muchas, pero actualmente todos podemos lucir una dentadura perfecta gracias los avances ortodónticos que existen y a la accesibilidad para todos los bolsillos y presupuestos.

El anterior.