Hay un número creciente de pruebas que sugiere que las mujeres embarazadas que tienen enfermedades periodontales pueden ser más propensas a tener un bebé que nazca demasiado pronto y demasiado pequeño. Mientras es necesaria más investigación, parece que las enfermedades periodontales provocan un aumento en los niveles de fluidos biológicos que pueden inducir el trabajo de parto. Los datos también sugieren que cuando una enfermedad periodontal empeora durante el embarazo, existe un mayor riesgo de tener un bebé con nacimiento prematuro y bajo peso al nacer. Te interesa Zeta® Lámpara de Fotocurado inalámbricas 1500 mW / cm2.

El mejor consejo para las mujeres en relación al embarazo es que deben consultar al dentista para realizarse un chequeo y tratar cualquier problema bucal antes de estar embarazadas. Durante su embarazo, sus dientes y encías necesitan de una atención especial, por lo tanto, deben cepillarse regularmente y utilizar el hilo dental, comer una dieta balanceada y visitar a su dentista regularmente para reducir los problemas dentales que acompañan al embarazo. Athenadental te ofrece los instrumento dental a un precio barato y de un buen calidad, tales como Localizador del ápice.

undefined

Los estudios demuestran que muchas mujeres embarazadas experimentan gingivitis del embarazo que se produce cuando la placa dental se acumula en los dientes e irrita la encía. Los síntomas incluyen encías enrojecidas, inflamadas y que sangran con facilidad. La gingivitis del embarazo ocurre con mayor frecuencia durante el embarazo porque los niveles hormonales aumentan y por lo tanto, se exagera la manera en que la encía reacciona a la presencia de irritantes en la placa. Sin embargo, es la placa y no las hormonas la principal causante de la gingivitis. Al mantener sus dientes limpios, especialmente cerca del borde de la encía, ayudará dramáticamente a reducir o mejor aún prevenir la gingivitis durante su embarazo y como otra recomendación debe sustituir los dulces por alimentos más sanos tales como quesos, frutas frescas o vegetales que son mejores para sus dientes.

Generalmente, las radiografías dentales, los anestésicos, las medicaciones para el dolor y los antibióticos (especialmente la tetraciclina) no se prescriben durante el primer trimestre, a menos que sea absolutamente necesario. Durante el último trimestre del embarazo, el sentarse por largos períodos de tiempo en el sillón odontológico puede llegar a ser incómodo y hay evidencia de que las mujeres embarazadas pueden ser más propensas a cansarse. Su dentista, sin embargo, está preparado para esta situación.

Si usted necesita programar una visita de emergencia, deje al dentista saber sobre su embarazo antes de que usted llegue. Discuta cualquier problema, historial sobre abortos pasados y medicamentos que usted esté tomando debido a que éstos pueden influir en cómo su dentista atiende sus necesidades. Su dentista puede también desear consultar con su médico antes de que se comience cualquier tratamiento. Si usted tiene alguna duda o preocupación, insista en que su dentista y médico discutan sus necesidades particulares. Si su dentista le prescribe alguna medicación, no exceda la dosificación recomendada por el profesional. Esto incluye la aspirina.

El anterior.