Cuando llega el momento de hacer una visita al dentista, puede que los miembros más pequeños de tu familia no estén tan entusiasmados. Muchos niños experimentan ansiedad cuando van al dentista, sienten emociones que van desde una oposición suave hasta un miedo extremo sólo al pensar que se tienen que sentar en el sillón. Es importante ayudar a tu hijo para que tenga la mejor experiencia posible en el gabinete dental, ya que le marcará para el futuro.

Aquí os dejo unos trucos para ayudaros a manejar mejor la “fobia dental” de vuestros hijos:

1. Leer cuentos infantiles sobre visitas al dentista.

Los libros dentales para niños son una excelente forma de ayudar a reducir el miedo y estar prepararlos para una nueva experiencia, a través de ilustraciones coloridas, un lenguaje sencillo y una historia feliz del personaje principal, tu hijo podrá comprender mejor que esperar en la silla del dentista, algunos de los cuentos más famosos son:

- Los osos de Berenstain visitan al dentista.

- La visita de Noé al dentista.

- Ben va al dentista.

 

2. No retrasar la primera visita al odontopediatra.

Expertos a nivel mundial recomiendan que la primera visita al dentista sea tan pronto como sea posible, una excelente oportunidad es cuando el primer diente aparezca, no más tarde del primer cumpleaños, los exámenes orales realizados a edad temprana no sólo son buenos para la salud bucal sino que también ayudarán a familiarizarse con el ambiente sin siquiera darse cuenta, además las visitas rutinarias al dentista son la forma ideal para ayudar a que los niños estén cómodos y construyan una relación de confianza con el odontopediatra. Te interesa Máquina pulidora.

 

3. Haz “juegos dentales” en casa.

Esto quiere decir que tenemos que intentar, como padres, introducir la salud bucodental y al dentista como un juego en nuestras rutinas diarias y no un monstruo, haciéndolo divertido. Por ejemplo “jugar a ser dentista” y que uno u otro jueguen a revisarse los dientes. También hay libros que cuentan cómo transcurre una visita en el dentista de una forma muy entretenida. Traer a casa la idea del “gabinete dental” y asociarlo con ideas positivas es una gran manera de ayudar a tu hijo a normalizar las visitas al odontólogo. Piezas de mano dentales son una herramienta dental esencial para cualquier práctica.

 

4. Vaya a un odontopediatra.

Los dentistas de familia y odontopediatras están perfectamente formados y capacitados por experiencia a tratar con personas jóvenes y niños y sus problemas bucodentales específicos. Poseen técnicas psicológicas para el correcto manejo de infantes más o menos difíciles y pueden ofrecer la opción de sedación consciente para los más miedosos..etc. Además, suelen disponer de instalaciones alegremente ambientadas y decoradas para que los niños se sientan más confortables.

 

5. Comunicar todos los pasos de forma sencilla.

Decirle a tu hijo que tendrá una cita dental de último minuto aumentará sus niveles de estrés y ansiedad en segundos, más aun si ha mostrado signos de miedo y rechazo en otras oportunidades, en este caso lo mejor es darle tiempo suficiente para prepararse mentalmente antes de la consulta.

Lo más importante es que siempre debemos dar el ejemplo, porque en muchos casos los niños desarrollan su miedo y ansiedad dental por experiencias pasadas de sus padres u otros familiares, si tu estas ansioso seguramente ellos también lo estarán; pero si te ven cuidando tus dientes todos los días y visitar sin falta al dentista seguramente harán lo mismo.

El anterior.